Categorías
Uncategorized

Un angelito en el cielo.

Cuando un niño está por llegar al mundo, es la alegría para todos, para los padres más cuando son primerizos, sus abuelos, familiares, vecinos, en sí es una alegría para todos, ya que lo vimos formarse desde el vientre materno.

Pero de repente todo cambia a una tristeza profunda para todos, porque ese angelito que tanto esperábamos para compartir con él su nacimiento, pero compartimos su despedida, sigue siendo un angelito pero ahora está en el cielo.

Fuente Pixabay

Si hoy Viernes 24/01/2020, se terminó una alegría que empezó el viernes 17/01/2020, cuando a mi amiga Hortensia, le dieron contracciones, dolores lo que extraño a todos fue lo pronto ya que era para últimos de enero, entonces el corre, corre, de familiares, vecinos.

Llegan al hospital de la ciudad, entonces le controlan porque no estaba lista aún, pero la dejan en observación, de nuevo el domingo los dolores y más fuerte, rápido al pabellón, al principio en el control del embarazo, ella dijo que podía dar a luz, pero se complicó, ella misma en la labor de parto.

Ella les dijo que no podía, pero no le hicieron caso, cuando ya ven después de horas que no podía, deciden la cesárea, así nació Edwin Rafael de Jesús, pero había pasado algo, se estaba pasando el parto, que en el momento cuando llegó tenían que habérselo hecho.

El niño había defecado dentro de la mamá, poniendo en peligro de muerte a ambos, mientras al niño le hacían su limpieza, los signos vitales, a la mamá, le hacían un lavado, para evitar una infección.
Dicen que el peligro había pasado, volvió alegría por un momento nada más, el martes muy temprano me manda un mensaje vía WhatsApp: ”Viejita se fue Edwin Rafael” y yo quedé como en shock porque yo le respondí: Qué pasó?

Luego casi al momento otro mensaje: ”Viejita hay esperanza tiene pocos signos vitales”, lo dijo Yannelis, una vecina enfermera que en ningún momento se había separado del niño.
Y ese día ya en la tarde de nuevo otro mensaje: ”Ahora si viejita se nos fue”, se acabó definitivamente la alegría.

¿Hubo mala praxis médica?

Es lo que muchos nos preguntamos, que al parecer si la hubo negligencia e indolencia médica, tanto de doctores como de enfermeras. ¿Porque si mi amiga desde un principio al llegar no le hacen el parto o la cesárea?
Si ella les dijo que no podía parir que le hicieran cesárea, ¿Por qué no la oyeron e hicieron caso? Si es ella la que sentía el dolor, sintiéndolo en carne propia.

Y no es el único caso así como este han habido muchos, nadie hace una investigación, no hay culpables, no hay castigo, quién consuela a la madre y familiares ante esa pérdida, se lavan las manos, está bien no son todos los médicos o enfermeros, pero si hay mucha falta de humanidad, falta de ética profesional.

Deberían de tener más cuidado, una cosa es que hay carencia de insumos médicos, pero hay personal humano, imagínense que con esta situación poco a poco nos vamos quedando sin ese personal, muchos han emigrado.
Ya pasó ojalá que no se repita una historia como esta que así sea un niño, un pequeñito que apenas abrió sus ojitos, el dolor de la pérdida es muy grande y es para toda la vida.

Ahora eres un angelito más en el cielo, como muchos que allá están. Dale consuelo a tus papás principalmente.

Fuente Pixabay

fz5.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *